Foto portada: Primera cita de Myriophyllum aquaticum en la Comunidad de Madrid. Fuente: iNaturalist, proyecto InvaPlant, autor: Jaime Braschi.

A mediados de noviembre, Agentes Forestales y técnicos de Tragsatec, llevaron a cabo la retirada manual de una gran cantidad de Ludwigia en el río Ebro, en La Rioja. Recientemente, y gracias a la colaboración ciudadana, se ha detectado una nueva amenaza: la presencia de Myriophyllum aquaticum en la Comunidad de Madrid. Ambas especies exóticas invasoras (EEI) comparten una gran capacidad de dispersión, desafiando los esfuerzos de conservación.

Ludwigia spp. y Myriophyllum aquaticum: una amenaza para los humedales

 Las especies del género Ludwigia son plantas herbáceas perennes, rizomatosas, con tallos erguidos que pueden superar el metro de altura. Son plantas muy peligrosas y muy populares en el mundo de la acuarofilia. Todas las especies del género Ludwigia (excepto Ludwigia palustris) están incluidas en el Catálogo Español de especies exóticas invasoras y las especies L. grandiflora y L. peploides, a su vez, están incluidas en el Listado de especies preocupantes para la Unión Europea, y ambas normas prohíben la posesión, transporte, tráfico y comercio, así como su introducción en el medio natural.

Ludwigia grandiflora. Fuente: Kenraiz, Wikimedia Commons

Myriophyllum aquaticum, originaria de Sudamérica, de la cuenca del Amazonas, es una planta perenne rizomatosa de agua dulce que vive en lagos, lagunas, canales y ríos con escasa o nula corriente. También una especie muy peligrosa con una gran capacidad de dispersión y muy popular en acuarofilia. Esta especie está recogida tanto en el Catálogo español como en el Listado de especies preocupantes para la Unión Europea.

Ambas especies, alcanzan grandes masas en poco tiempo, cambiando las propiedades físico-químicas del agua, aumentando la sedimentación, impidiendo el paso de la luz en la columna de agua y afectando al desarrollo de especies de plantas acuáticas autóctonas y a la fauna acuática. Económicamente limitan la capacidad de aprovechamiento recreativo y pesquero de las zonas invadidas y pueden provocar inundaciones al bloquear los cursos de agua y canales de drenaje. Además, Myriophyllum aquaticum proporciona el hábitat ideal para la proliferación de mosquitos.

Myriophyllum aquaticum. Fuente: Jaime Braschi, iNaturalist

Especies con un historial de detecciones

La amenaza de Ludwigia en La Rioja no es nueva. Fue detectada en 2020 en el Parque del río Ebro en Logroño, su erradicación manual resultó temporal. Volvió a detectarse en varios puntos del Ebro en 2021 y su reaparición en 2023 en la misma zona de actuación anterior requiere de medidas urgentes.

Anteriormente, también había sido detectada en otros puntos de España como en la Comunidad Valenciana (ampliamente distribuida), en Cantabria en la marisma de Alday en Maliaño, en diversos puntos de Cataluña, en la cuenca del Tajo, en Madrid en la laguna de Valchico, esta última con riesgo de expansión hacia la Casa de Campo y el río Manzanares…

En el caso de Myriphyllum aquaticum, se ha detectado su presencia en varias zonas: Vigo, Pontevedra, A Coruña, Cantabria, País Vasco… y ahora su reciente detección en Madrid, resaltando en todas ellas su gran capacidad expansiva.  En este último caso de Madrid, su conocimiento ha sido gracias a la colaboración ciudadana, en la que un usuario de iNaturalist alertó de la presencia de la especie a través del proyecto de InvaPlant, un buen ejemplo de alerta temprana gracias a la colaboración ciudadana. 

Ciencia ciudadana: una gran aliada

Ante este escenario, la ciencia ciudadana emerge como un faro de esperanza en la lucha contra las EEI, ya que brinda una herramienta esencial para la detección temprana de EEI y poder establecer unas medidas de gestión mucho más efectivas.

Esta participación activa es esencial para frenar la propagación descontrolada de estas EEI, protegiendo así nuestros entornos naturales. Con cada foto, observación o registro, los ciudadanos se convierten en un eslabón crucial en la red de Alerta Temprana. La información recopilada no solo alimenta bases de datos para conocer mejor la distribución de estas especies, entender sus patrones de invasión y detectar áreas incipientes de invasión si no que también permite desarrollar estrategias de gestión mucho más efectivas.

No nos cansaremos de repetirlo: La colaboración ciudadana resulta esencial en la lucha contra las EEI

¡¡COLABORA EN LA ALERTA TEMPRANA!!

Infórmate AQUÍ sobre las herramientas de colaboración en Aragón.

¿Qué puedo hacer yo?

A pesar de la normativa existente, la venta de especies prohibidas persiste, principalmente entre particulares, pero también entre profesionales. La colaboración ciudadana no solo es esencial, sino que es una llamada a la acción. Ayúdanos a frenar su avance: adopta buenas prácticas en jardines, mascotas, viajes y actividades acuáticas. Comparte tu información y tus buenos hábitos con la gente que te rodea. Informa si detectas especies invasoras y comparte conocimiento.  ¡Únete a la resistencia y protejamos nuestro entorno!

¡Súmate a ponerles freno!